Una mujer de 30 años identificada como Sheila murió luego de que le estallaran las dosis de cocaína que llevaba en el estómago cuando transitaba en la terminal de óbnibus del barrio porteño de Liniers.

La fallecida sería lo que se denomina comúnmente en la jerga policial como "mula": aquellas personas que transportan droga en su cuerpo, muchas veces para bandas de narcotraficantes que operan de tal forma.

 

Mientras la Justicia trabaja en la investigación en busca de determinar la identidad de los narcos detrás de la muerte de la víctima, trascendió que la fallecida llevaba alrededor de 40 capsulas de los estupefacientes que le habrían provocado un colapso interno, aunque todavía no se conocieron más detalles.

Hasta ahora, no habría detenidos en el marco de la causa que comenzó con el deceso de la mujer encontrada sin vida en la terminal de micros de Liniers.

 

Ver comentarios