La policía brasileña entró a gran velocidad a la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen, persiguieron un auto y se bajaron con armas largas, lo que no está permitido. Los vecinos y la policía local están totalmente indignados con lo sucedido.

Ver comentarios