Tras un abuso de un menor de 14 años a un nene de 10 años, los familiares ingresaron a la casa donde vivía la familia de "Gonzalito", el acusado que se escapó tras enterarse que venían los vecinos, que no quieren "violines" en el barrio de Merlo.