Marco Bustamante estuvo desde Mercedes, Corrientes en la ruta 123, en el acceso al santuario del guachito gil, que fue destruido por una mafia. Hablamos con Ariel, una de las personas que más conoce del tema.