En un caso con muchas aristas, en el que Karina es acusada de maltratar y torturar a sus hijos, pero ella lo acusa a su hijo mayor de ser el responsable de varias atrocidades entre ellas atar a los nenes y quemarlos con cigarillos.