Una batalla campal entre los familiares, amigos y vecinos que protestaban por el abuso de un chico y la policía, que les solicitaba que liberen el camino del Buen Aires. La policía empujó a la gente en la bajada de la autopista para que pasen los autos y ahí empezaron los graves incidentes.