Estuvimos en el asentamiento en donde hay un comedor que alberga casi a 200 pibes. Estas mujeres noche a noche hacen distintas comidas para poder satisfacer las necesidades alimenticias de los más chicos. Además recorrimos la villa y preguntamos distintos precios.