Estuvimos en el barrio porteño en donde una familia misionera puso en alquiler su domicilio en 2001. Cuando volvieron este año para vivir en Buenos Aires el inquilino peruano, que no paga desde diciembre no se quiere ir e incluso intentó abusar a la dueña.