Estuvimos con Gisela, que no tiene nada nuevo para cenar en el día de hoy. Lo único que había en la olla era verdura vieja. Vive en una casa que se hizo a pulmón, con los cables colgado por los techos. Incluso a la hora de ir al baño, hay que ir afuera de la casa y sólo hay un balde de pintura.

Ver comentarios