Alguien con un telefóno celular filmó la escena. El ladrón ya había conseguido su cometido de entrar el auto, pero los automovilistas empezaron a tocar bocina y por eso el malechor y su cómplice escaparon sin llevarse el vehículo.