Las ráfagas son de 70 km/h: se vuela absolutamente todo. Tomás Munaretto estuvo desde la costanera hablando con los chicos que trabajan en los clásicos puestos de chori y bondiola.