Los familiares piden libertad para un tío, que está preso y no tiene nada que ver. Tito, de 20 años, fue a una fiesta y cuando sale se produce una pelea con 10 personas (7 de ellas identificadas pero no detenidas). A raíz de los golpes, piedrazos y patadas de la patota, el joven terminó muriendo en los brazos de su madre.