Eduardo y Yohana están presos hace 10 meses por ser presuntos responsables de un robo y un secuestro. Pero familiares afirman que son inocentes y que fueron víctimas de las famosas patentes mellizas. Ocurrió en San Fernando.