Aseguran que las luces se encienden y apgan y los muebles se mueven solos. Este llamativo misterio ocurre en Corrientes, dentro de una casa en un barrio residencial, muy cercano en donde se realiza el festival de Chamamé.