La diputada nacional de Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, estuvo en "Seres Libres", el programa conducido por Gastón Pauls, y tocó temas que nunca había abordado en los medios de comunicación. La charla estuvo enfocada en la temática de adicciones, siguiendo la línea del ciclo que cada viernes presenta una entrevista central a reconocidos artistas que atravesaron ese problema.

Allí, Vidal contó cómo pelea con su relación con la comida que la llevo a tener obesidad. “La comida conmigo fue siempre un tema, yo sufrí obesidad desde adolescente. Falta de control, la ansiedad, la angustia te genera una conexión emocional con la comida. Y además, los estereotipos te generan mucha presión”.

Y recalcó: “Peleo contra la obesidad, no es una enfermedad que se cura, es algo que tenés que enfrentar e ir administrando”.

“Costaba que los demás me vieran”, admitió y puso de relieve que “hubo etapas” de su vida donde no tuvo “control sobre la comida”.

El momento más oscuro es la adolescencia, cuando el estereotipo define todo. No había ropa para mí, no había un chico que se fijara en mí, no era la mejor compañera para salir a la noche, había muchas restricciones que mi cuerpo me ponía”, completó.

En otro tramo de la entrevista, la legisladora enfatizó: “La adicción la siento como un peligro. Es donde uno se refugia para no decir lo que le pasa. Al poder hay que tenerle respeto, es peligroso”.

“Uno de mis ejes de trabajo como gobernadora fue contra el narcotráfico, cuando estás en un lugar como ese o lo enfrentas o sos cómplice. Si no lo enfrento soy parte del problema, anexó y sentenció: “la adicción cuando te toca la puerta no te pregunta de qué partido sos ni a quién votaste”.