Fue en un operativo policial durante una lluvia de balas. La mujer tenía sólo 22 años y tenía en vilo a todo Río de Janeiro. Era la más poderosa de la ciudad brasileña y había escapado de varios operativos policiales. Informan Caro Bisgarra y Daniel Gretzchel.