Un intendente, un juez federal y un jefe de la policía eran los complices de la actividad narco: traficaban hasta 150 mil kilos de droga. La manera de encubrir el accionar ilicito era llamar "Surubi" y "Dorado" a la marihuana y cocaína.