Un joven fue con sus familiares y amigos a la puerta de la casa de Dylan, el hombre que le vendió una moto por 200 mil pesos y luego se dio cuenta de que era robada. Primero le quisieron dar solo 100 mil pesos, pero luego, gracias a la insistencia de todos, le dieron el monto entero.