Este padre desesperado está encadenado desde las 9 de la mañana con el osito y la foto de su hija, a la que no puede ver hace más de un año. Todo arrancó producto de una falsa denuncia según afirma el hombre, cuando entró a bañar a su hija. La denuncia la hizo la madre de la criatura.