Una mujer disolvió su matrimonio a sólo tres minutos de consumado porque su novio realizó un comentario desafortunado. Sucedió en Kuwait cuando, luego de decir "si quiero" la novia tropezó y literalmente se cayó en el medio del casamiento.

El hombre no tuvo mejor idea que burlarse; no solamente la puso en ridículo frente a todos los invitados, sino que fue más allá y la llamó "estúpida".Luego de esa escena humillante, la mujer no dudó y pidió la anulación del matrimonio.