Al ser abordado por un delincuente en su negocio, un almacenero se defendió con una horma de queso de máquina. Increíblemente, el ladrón se asustó y escapó.