Los vecinos le piden que se vaya y les deje el lugar que le corresponde. Más de 100 chicos se quedaron sin el pan de cada día por la actitud de esta mujer, totalmente egoísta. La gente pide una orden judicial para poder entrar y recuperar el terreno.