Los obreros siguen trabajando en un pozo profundo, con la custodia de la policía y los bomberos por una cuestión de seguridad. En el lugar se siente un fuerte olor a gas. Los vecinos pueden entrar y salir de su departamento, pero la zona esta inhabilitada para el tránsito.

Ver comentarios