El caso ocurre en José C. Paz. Estuvimos con Adriana, una de las vecinas que denuncia a una iglesia cristiana por ruidos molestos. Según sostienen las mujeres, no se puede ni hablar debido al intenso bochinche. El pastor Luis dio la cara y explicó los motivos, intentando buscar una solución.