La incógnita en el Sur pasaba por ver si Temperley asimilaría inmediatamente el duro golpe que representó la derrota clásica con Los Andes. De movida nomás se encontró la respuesta. Y fue negativa. El equipo de Aldirico volvió a perder, ésta vez frente a Central Córdoba de Santiago de Estero, por lo que se complicó aún más su acceso al Reducido, lugar en el que se afirma su verdugo.

El Ferroviario lo empezó a ganar casi desde el vestuario. Al minuto, el Bicho Rossi, de media vuelta adelantó a la visita. El juego se hizo intenso y después de varias aproximaciones, Mazur alcanzó la igualdad con un golpe de cabeza tras centro de Prieto. Pero el Celeste casi no pudo celebrar porque enseguida volvió a entrar en acción Rossi para desnivelar ante un envió aereo de Bay.

Todo le salió mal

En el complemento se acentuó el dominio del local aunque se le presentaron tres minutos fatales. A los 15, a instancias del asistente Diego Martín, el árbitro Adrián Franklin sancionó penal para Temperley pero el remate de Magnín rebotó en el travesaño. Y 120 segundos después, Mazur vio la roja y dejó a su equipo con diez.

A partir de allí, Temperley entró en la desesperación y el partido se hizo dramático. Es que aún con sus imprecisiones a cuestas, el Celeste fue por la igualdad, al mismo tiempo que sufrió varias contras pues a los santiagueños se le abrieron los espacios para meter la estocada. Como uno no encontró la forma de perforar a la firme linea rival y el otro careció de punch para liquidarlo, el juego mantuvo dramatismo hasta el cierre.

Con la derrota, el conjunto del Sur complicó su acceso al Reducido. Ya no tiene margen de error. No le quedará otra que ganarle a Almagro y Platense para soñar aún con el segundo ascenso a Primera.

Comentarios