Es cuestión de creer que se puede. En Floresta se viven aires de ilusión que incrementan el sueño de hacer realidad el objetivo que se propuso en el inicio de la temporada. Si bien no pudo meterse entre los cuatro primeros equipos que ya lograron el pasaje a la B Nacional, en All Boys todavía perdura el optimismo para dar pelea y quedarse con el último lugar que le permita subir a la máxima categoría del ascenso.

A lo largo del torneo, el Albo debió atravesar por diferentes altibajos, aunque nunca bajó los brazos y superó las pruebas más complicadas para llegar, al día de hoy, afianzado en zona de Reducido.

Ante su gente, este lunes mostró un gran poder de reacción para dar vuelta el partido y derrotar a un Barracas Central lleno se suplentes 2-1. Un triunfo clave para la dupla que dirige la dupla que dirige Solchaga-Bartelt, ya que puso un pie adentro del cuadrangular final. Si este martes Colegiales no vencer a Español, se meterá en el G-4 y si eso no sucede deberá esperar a la última jornada.

All Boys se afianza en zona de Reducido. (Foto: Hernán Nersesián)

La tarde arrancó mal para All Boys, que se encontró en desventaja rápidamente luego de que el Guapo lo sorprendiera en una rápida acción en la que el remate de Galeano, Pucheta dio rebote e Iván Tapia cambió por gol.

El local sintió el impacto, pero no mostró reacción en el primer tiempo. Sin embargo, en el inicio del complemento, con el ingreso de Espeche, tuvo otra cara y metió contra su arco al campeón.

Céliz, tras un rebote, puso el empate y pocos minutos después, tras un córner, Ignacio Vázquez, de cabeza, lo dio vuelta.

El Albo hizo lo que tenía que hacer, ganar y afirmarse en el Reducido. Ahora solo queda esperar un paso más para confirmar su participación en el cuadrangular final. En Floresta, el sueño de ascender está intacto.

Comentarios