El vicepresidente primero de Central, Ricardo Carloni, y el ex vicepresidente segundo, Martín Lucero, sufrieron esta madrugada amenazas con pintadas hechas en el frente de dos inmuebles vinculados con sus actividades fuera del club.

"Con Central no se jode", rezan ambos grafittis, escritos con pintura aerosol azul en el frente de la casa de electrodomésticos ItalHogar, de Mitre y San Juan, en el microcentro rosarino, a una cuadra y media de la sede de Central, que es uno de los locales pertenecientes a Ricardo Carloni.

La pintada en el local de Carloni.

La otra amenaza fue pintada en el portón de la sede del Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP), de boulevard Avellaneda y Córdoba, en el barrio de la Terminal de Ómnibus, donde Martín Lucero es el secretario general de ese gremio.

La pintada en SADOP.

Central vive horas tensas a menos de tres meses de coronarse campeón de la Copa Argentina, por la seguidilla de seis partidos sin victorias este año, que derivó en el sorpresivo despido del entrenador Edgardo Bauza, al que se le sumaron la impensada eliminación de la Copa Argentina a manos de Sol de Mayo, de Río Negro con un equipo suplente dirigido por el debutante Paulo Ferrari.

Las duras declaraciones de Bauza contra los dirigentes y el novel entrenador, y la renuncia de Martín Lucero, terminaron por conformar un cuadro de situación por demás controvertido en la entidad de barrio Arroyito.

Comentarios