En una actuación heroica y que será recordada con el correr de los años, San Martín de Tucumán se quedó con el clásico de la provincia al darle vuelta el partido a Atlético por 3-2 luego de ir perdiendo 2-0.

Locura del Ciruja por el triunfo (Prensa San Martín de Tucumán).

La historia había comenzado para el olvido para el elenco que fue visitante. Es que a los siete minutos, Acevedo cometió un claro penal contra Acosta, el árbitro no dudó y sancionó la pena máxima. Como es una costumbre, el Pulga Rodríguez se hizo cargo del remate y transformó en gol, para desatar la fiesta en el José Fierro.

Con la ventaja en el marcador, el Decano se adueñó de la pelota y generó varias situaciones para ampliar la ventaja, pero las malas definiciones hicieron que al descanso se fueran arriba por la mínima diferencia.

En el inicio del complemento, los locales ampliaron la diferencia por intermedio de Barbona, quien definió luego de una gran asistencia del Pulga Rodríguez. Todo era fiesta y felicidad para el Deca, pero...

El Santo reaccionó con el 0-2 en el marcador y comenzó a inquietar a Luchetti. Es así que, en dos minutos, lo empató. Primero por intermedio de Luciano Pons y luego por un certero cabezazo de Acevedo.

Tino Costa lo grita, Luchetti lo sufre: fue el 3-2 (Prensa San Martín de Tucumán).

Y cuando todo parecía terminar en empate, Tino Costa empujó al fondo de la red un rebote del Laucha para desatar la locura del Ciruja.

Comentarios