Julio Buffarini confesó que tuvo que esperar 29 años para cumplir su sueño de ponerse la camiseta de Boca, ya que se probó varias veces durante su adolescencia, en una posición completamente distinta a la actual.

"Me probé cinco veces de enganche y nunca quedé. Tenía 14 años y jugaba en Ateneo y Dolores, dos clubes de General Cabrera, mi pueblo. Mi viejo es hincha de Boca y tenía el sueño de que yo vistiera esta camiseta. En ese entonces en las Inferiores estaban (Jorge) Griffa y (Abel) Almada. Era jodido quedar, pero nunca bajé los brazos", declaró Buffarini en una entrevista con Olé.

El defensor, que ganó la titularidad con la llegada de Gustavo Alfaro, agregó: "Es más, los cazatalentos de Boca que iban a Córdoba me pedían que lo intentara una vez más. Esas pruebas se hacían en la cancha de sintético de Casa Amarilla, al lado de donde practicaba la Primera. Estaban Nico Burdisso, Matellán, el Chipi Barijho. Volvía a casa con la satisfacción de haberlos visto un ratito".

El lateral cordobés también se refirió al enojo de los fanáticos de San Lorenzo, su ex equipo. "De por sí las condiciones que me ofrecían no eran iguales. Más allá de eso yo sabía lo que arriesgaba. En lo deportivo tenía mucho para dar y Boca era la mejor opción. En San Lorenzo di todo, todo. Llegué con el equipo casi descendido, nos salvamos, ganamos una Libertadores y nos enfrentamos al Madrid en el Mundial de Clubes. En ese sentido no me reprocho nada", concluyó.

Comentarios