En San Lorenzo ya se perciben aires de renovación. Lo único positivo de la temporada fue la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores, considerando que el resto de los objetivos estuvieron muy lejos de cumplirse. Y como en los momentos adversos suele buscarse responsables, la Comisión Directiva ya empezó con la depuración. El primero en pagar fue Jorge Almirón, quien en ningún momento supo conquistar los corazones del mundo sanlorencista; ahora las tratativas giran en torno al futuro de Nicolás Blandi y Fernando Monetti, quienes viven realidades distintas pero ambos continuarían lejos de Boedo. 

El goleador tiene contrato vigente, pero la relación con la hinchada y la dirigencia empezó a desgastarse hace un tiempo considerable. Por eso ambas partes consensuaron que -en caso de llegar una oferta- es momento de despedirse de la institución. Varios clubes de Brasil y de México ya levantaron el teléfono para preguntar condiciones, aunque ninguno de ellos elevó una oferta formal para que pueda ser analizada. Vale remarcar que el semestre del atacante no fue el ideal, ya que entre lesiones y malos rendimientos generaron que su imagen se desdibujara de forma sideral.

El arquero atraviesa una situación muy disímil, debido a que llegó a préstamo por seis meses y su contrato caduca el 30 de junio. Si bien en el Cuervo desean retener sus servicios, saben que no será fácil por una serie de cuestiones. La opción para adquirir su pase es de 800 mil dólares, pero el mayor inconveniente gira en torno a su elevado salario mensual. A su vez, el Mono llegó por expreso pedido del Comandante y la salida del director técnico lo hace pensar en la chance de emigrar rápidamente. Y por si fuese poco, el brasileño Paulo Autuori dejó de ser el entrenador de Atlético Nacional (club dueño de su pase), pero la dirigencia desea tener al "1" nuevamente para seducir al cuerpo técnico entrante.   

Por su parte, la historia de los colombianos (Gustavo Torres, Andrés Rentería y Juan Camilo Salazar) también parece cosa juzgada y posiblemente no vuelvan a vestir los colores azulgranas.

Comentarios