Resulta extraño que Boca todavía no haya realizado movimientos en este mercado de pases más allá de la enorme cantidad de rumores que siguen dando vueltas. Lo cierto es que esto tiene un motivo: la preocupación de Juan Román Riquelme por resolver dos cuestiones que le quitan el sueño. 

Y tan importante son ambos asuntos que, una vez que los mismos sea resueltos de manera positiva -lo esperado- o negativa, recién ahí el Consejo de Fútbol acelerará con las negiciaciones ya iniciadas.

Lo concreto es que Riquelme quiere cerrar las renovaciones de dos futbolistas muy importantes del plantel: Carlos Izquierdoz y Eduardo Salvio. Si bien hay optimismo en los dos casos, nda es seguro hasta que se estampe la firma.

El caso de "Toto" tiene como interrogante que el ofrecimiento que le hizo Boca llegó con una baja en su contrato con relación al vínculo actual. Sin embargo, el punto positivo es que la renovación sería por dos años y medio.

En cuanto del "Cali", su contrato se vence a fin de año pero Riquelme y compañía quiere cerrar todo ya para asegurarse a uno de los imprescindibles del plantel. Y todo estaría encaminado para que haya Izquierdoz para rato en Boca.

Comentarios