La floja performance en defensa que tuvo la defensa de Boca en los amistosos de pretemporada hicieron que Gustavo Alfaro le pidiera a la dirigencia un mercador central más.

Por tal motivo, el Xeneize fue en búsqueda de José Luis Palomino, pero la negociación por el jugador del Atalanta está en un punto muerto, por lo que irán por el plan B, Lisandro López.

Si bien la operación es complicada ya que deben negociar con los dirigentes de Benfica de Portugal, dueño de el pase y luego con el equipo italiano, confían que todo pueda llegar a buen puerto.

Alfaro ya dirigió a Licha en Arsenal de Sarandi y juntos lograron el campeonato argentino, en 2012. ¿Se volverán a juntar?

Comentarios