"La verdad que estoy mal, es increíble. Estuve pensando estos días como puede pasar algo así. Nos puso a todos mal. Nosotros jugamos la primera rueda contra Berazategui pero él no lo hizo. Igual lo tenía de nombre por un amigo que había sido su compañero en inferiores de Almirante". Del otro lado contesta Catriel Lucero, delantero de Real Pilar y como presagiando que el llamado era por el fallecimiento de su colega, descargó toda su impotencia.  

-La pregunta ya resulta obvia, ¿tenés otro trabajo fuera del fútbol?

-Es que ya ni los que tienen contrato están eximidos. Todos necesitan laburar porque en el ascenso no te alcanza. Entonces con mi familia trabajamos en transporte: llevamos chicos con discapacidad. Ellos laburan a la mañana y yo, cuando me puedo acomodar, de acuerdo a los viajes que tenga, los hago por la tarde.   

-¿Cómo es el trabajo?

-Los llevamos al colegio, a terapia, a kinesiología. Tenemos una empresa chica y trabajamos con obras sociales. Arreglan los padres y nosotros lo hacemos con la obra: se arreglan los horarios y los llevamos. Se los lleva a los lugares que corresponde y a las dos horas más o menos los vamos a buscar. La mayoría son chiquitos.

-¿Cómo es la relación con los nenes?  

-Es linda, algunos van acompañados por terapeutas, otros por los padres, otros van solos. Te hacen renegar un poco pero nada fuera de lo normal.   

-Te hace feliz...

-Obvio porque esto ayuda. Sería imposible que pueda vivir con lo que cobro en el club. Entonces tengo que laburar.

Comentarios