De campaña irregular, el Banfield de Claudio Vivas no levanta vuelo. Y tenía un partido especial para ganarlo y ponerse en sintonía ante el duro Patronato. Sin embargo, el Taladro no pudo con el Patrón pero, además, durante todo el partido se topó con una astilla del mismo palo: el arquero Facundo Altamirano, quien hizo su debut en el Sur allá por el 2017, fue la figura del encuentro al lograr clausurar el arco del elenco entrerriano. 

Mole -tal como es su apodo- se hizo más grande allá por los cinco minutos del segundo tiempo, cuando le adivinó el palo a Jesús Dátolo en la ejecución de un penal. 

Quince minutos después de haber desperdiciado el penal, Vivas determinó que el capitán deje la cancha para darle lugar a otro histórico de la casa, Nicolás Bertolo. Allí comenzó el show, junto con el tiro desde los doce pasos si se quiere lo más emocionante de la noche. Enojado el capitán se quitó la cinta, saludó a la pasada a su reemplazante y después no se sentó en el banco de suplentes y prefirió quedarse parado y caminar. Ante eso, un miembro del cuerpo técnico local se acercó hasta el experimentado mediocampista en un intento por calmarlo y Dátolo explotó con un "dejame de joder. No me jodas". 

Comentarios