El ex jugador de Manchester United y la Selección de Inglaterra, David Beckham, no está pasando por su mejor momento.

Es que el presidente del club estadounidense, Inter Miami FC, fue enviado a juicio por hablar por celular mientras manejaba su auto por el centro de la ciudad de Londres.

Beckham admitió su culpabilidad y este martes enfrentará una una audiencia administrativa donde se sabrá el castigo que recibirá.

Se supone que el mismo constará de una multa económica y una reducción de puntos en su licencia de conducir.

Comentarios