Juan Manuel Trejo tuvo una vida corta como un futbolista y su actualidad lo encuentra "peleándole a la vida", como él mismo define. En sólo 4 años, pasó de brillar en la Primera de Independiente, a levantarse de madrugada para manejar un Uber con el cual se gana la vida.

Trejo, de 27 años, se quedó sin club tras las dos temporadas en el Rojo (27 partidos, 3 goles) y una a préstamo en Quilmes (3 encuentros, sin tantos).

Las lesiones que sufrió combinadas con malas decisiones, hicieron que su carrera deportiva, se terminara en poco tiempo.

En una entrevista con el programa Rojos de Pasión, que se emite por FM Late, el futbolista contó: "Necesito laburar. Me toca mantener a mi familia y a mi mamá. Trato de que no les falte nada. Hace cuatro meses tuve que pagar el velatorio de mi papá que falleció. Nada fue fácil".

"Estuve con contrato con Independiente pero sin jugar. Sinceramente hubo cosas que no me gustaron, cómo por ejemplo no tener fútbol ni en Reserva", contó Trejo y agregó: "Fue muy difícil porque me avisaron el último día del mercado que no iba a ser tenido en cuenta. Hice pretemporada con Chicago, pero no funcionó".

"Necesito trabajar. Me toca mantener a mi familia, trato de que no les falte nada. Hace 4 meses tuve que pagar el velatorio de mi papá fallecido. No fue fácil". En la misma línea, extendió: "Le prometí a mi papá que iba a volver a jugar al fútbol y lo voy a cumplir pase lo que pase", agregó.

Comentarios