En el cierre de la jornada, las expectativas eran grandes para uno y para el otro, y fue Vélez el que terminó festejando. Porque dio vuelta el partido ante Estudiantes y con el 2-1 sumó tres puntos clave para no perder de vista a los de arriba. De arranque, ambos se mostraron algo tímidos y estudiosos.

Se repartieron la posesión de la pelota y concentraron el juego lejos de los arcos. De hecho, en el primer cuarto hora tanto  Mariano Andújar como Hoyos resultaron espectadores de lujo. Sin embargo, cuando menos se presentía, el Pincha se encontró con la apertura del marcador gracias al trabajo en la pelota parada: tiro libre preciso de la Gata Fernández al corazón del área rival y cabezazo letal de  Diego Albertengo.

Y a partir de ahí el desarrollo del partido cambió. Porque Estudiantes se retrasó unos metros y el Fortín lo fue a buscar. Se mostró más vertical y empezó a asomar, aunque con poco peligro. De hecho, en la más clara, Cufre probó al arco de media distancia pero encontró bien parado a Andújar.

¿El León? Poco y nada. A los 42 repitió la fórmula del gol, pero esta vez Hoyos respondió con acierto al cabezazo de  Jonathan Schunke. Pero cuando el partido ya se trasladaba a los vestuarios,  El Monito Vargas ensayó una destacada maniobra individual para dejar en el camino a Bazzana y definir rasante al primer palo de Andújar para firmar el 1-1 parcial.

Salió motivado
Con la motivación que le significó a Vélez el empate, en el complemento el conjunto de Liniers salió más decidido a buscar el triunfo, y a los 9 logró dar vuelta el resultado. Tras dominar y aguantar la pelota de espaldas al arco, Salinas tocó para Robertone, quien desde la medialuna definió a la red con un preciso derechazo.

Enseguida, luego de una notable jugada del Mono Vargas, el Fortín pudo haber marcado el tercero, pero Domínguez no acertó al red. El delantero tuvo revancha a los 26, pero tampoco pudo entrarle con acierto a la redonda a la altura del punto penal. A medida que el partido fue avanzando, Vélez empezó a aferrarse al resultado, haciendo correr la pelota de un lado a otro, ante un Estudiantes que hizo pocos méritos para forzar el empate. 

Roberto y el festejo del gol que le dio el triunfo a El Fortín. 

Comentarios