Luis Miguel Rodríguez, máximo ídolo contemporáneo de Atlético Tucumán, dejó de ser jugador del Decano y pasó a Colón de Santa Fe, según confirmaron allegados a la Comisión Directiva de la entidad tucumana.

El Pulga no se sumó al trabajo de pretemporada de Atlético y presionaba a las autoridades del club para ser transferido, debido a que consideraba que tras tantos años en el Decano necesitaba cambiar de aire y decidió aceptar la oferta de Colón.

El delantero, quien el 1 de enero cumplió 34 años, viajará en la próximas horas a Santa Fe para sellar el vínculo que lo ligue con el Sabalero.

Rodríguez, segundo goleador histórico del Decano con 130 gritos (Coya Michel tiene 209), no estuvo en la doble sesión de entrenamiento de Atlético y negociaba su partida a Colón, situación que se acordó este domingo entre el jugador y los clubes.

La partida de Rodríguez se suma a la del volante Guillermo Acosta, quien el sábado fue transferido de Atlético Tucumán a Lanús, por tres temporadas.

Comentarios