Si la intención de Racing es pelear por el campeonato, el partido de hoy debe ser analizado detenidamente por el cuerpo técnico y los protagonistas para llegar a la conclusión de que así será imposible. No jugó para nada bien, no impuso su juego, cayó en lo que propuso Barracas Central y no es exagerado decir que no lo perdió por "Chila" Gómez, quien así recompuso su imagen tras la “macana” contra Tigre. Fue 0-0, con lo cual la "Academia" apenas le puso descontar un punto al líder Atlético Tucumán y no logra despegar: empató 4 de los últimos 5 partidos y en lo que va del torneo no hilvanó dos victorias seguidas.

De todas maneras, en cancha de All Boys dio un paso atrás. Inconexo, lento, perdiendo siempre las divididas, llegando tarde a la segunda pelota y, llamativamente, con “mil” resbalones de sus jugadores, que le podrían haber costado muy caro. Alcaraz fue uno de los que más se patinó, también Orban (Pillud salvó un gol bajo el arco) y Galván.

Si el lector siguió las primeras líneas de este análisis, tal vez se pregunte ¿por qué las figuras fueron los arqueros?. Porque hubo pocas llegadas, pero claras, varias de ellas generadas por errores defensivos. Gómez y Gagliardo siempre respondieron, pero el premio mayor es para el “1” de la "Academia", porque en el segundo tiempo, el "Guapo" tuvo varias.

Racing generó poco y, encima, se encontró con un sólido Gagliardo.

Barracas Central le propuso un juego hombre a hombre, siempre cerca del receptor, anticipando y recibiendo “de frente”, mientras todos los jugadores de Racing lo hacían “de espalda” y forzados. Ahí empezó a ganar el local.

En los primeros minutos parecía que Racing iba a imponerse por jerarquía individual, con Hauche rematando desde afuera, y Romero (reemplazante de Copetti) no pudiendo definir, ya que en ambas Gagliardo resolvió con acierto.

De a poco, los dirigidos por Gago se veían confundidos, y el local sacaba ventaja, ya que lograba que su rival no llegara. Mater y Arce anticipaban, Mouche y Bandiera colaboraban por los costados, quedando más sueltos Tapia y Colmán. Tuvo una en la etapa, un cabezazo de Ferreira, en el área chica, que "Chila" mandó al córner.

En el segundo tiempo poco pasaba y el primero que se lució fue Gagliardo ante un remate de Rojas, a los 18. Desde ese momento hasta el final, Barracas lo pudo haber ganado. En Racing estuvieron imprecisos Alcaraz, Miranda, Rojas, Romero… Nadie intentaba una individual (algo que sí hicieron después los ingresados Carbonero y Chancalay). Moreno alternó buenas y malas, y apenas Hauche “pensó” cómo jugar.

Gago deberá revisar muchas cosas de este partido su pretende a un Racing protagonista.

El "Camionero" se animó. Por virtudes propias y “espantos” ajenos, Gastón Gómez evitó la caída ante Tapia (dos veces), Colmán, a la vez que Pillud se mandó un quite que valió no perder. En la última, una corrida de Chancalay casi rompe el cero, pero no lo consiguió.

La conclusión es que Racing sigue dejando pasar chances claras y no se planta como diciendo “acá estoy yo”. Tenía la posibilidad de acortar más distancia con el "Decano", pero continúa a mitad de camino. Y ayer dio un paso atrás.

Comentarios