En octubre de 2017, cuando Independiente empezaba a plantearse seriamente la posibilidad de conquistar la Copa Sudamericana, Alejandro Kohan -de frente y mirándolo a los ojos- le manifestó a Ariel Holan que no continuaría en el proyecto cuando culminara ese año. Tres décadas de carrera profesional juntos y una extensa amistad se rompieron por diferencias económicas y una lucha de egos que aún pasa factura. Porque si bien el ayudante de campo quedó desafectado, su nombre se menciona por lo bajo de manera sistemática en el Rojo.

¿El motivo? Dejó muchos amigos, quienes de a poco fueron alejándose por casualidad o causalidad. En las últimas horas se sumó Emmanuel Gigliotti, que continuará su carrera en México, pero nadie puede garantizar que la nómina crecerá, ya que Martín Campaña también figura entre los prescindibles por el entrenador.

El primero en abandonar el barco fue Walter Erviti, quien públicamente reconoció su amistad con Kohan (se mencionó la chance de hacer una dupla técnica) y admitió que esas diferencias fueron letales para su rescisión. Seis meses después, más precisamente a mediados del 2018, quedó en evidencia que las palabras del mediocampista tenían cierta veracidad: Diego Rodríguez y Jonás Gutiérrez cambiaron de aire (el uruguayo por una cifra irrisoria), mientras que Fernando Amorebieta fue apartado del plantel profesional para trotar por Villa Domínico junto a la Reserva. 

Los cortocircuitos continuaron, ya que quedaron algunos pesos pesados dentro del vestuario. La relación del DT y el Puma no era la mejor y el malestar se potenció cuando Holan decidió no incluirlo en el Monumental ante River (por Copa Libertadores), episodio que terminó con el delantero declarando que él no sacaría nunca al goleador del equipo. Por eso no sorprende que Gigliotti emigre a Toluca a cambio de 3.800.000 dólares (3.200.000 limpios para el Rojo), así como tampoco generaría desconcierto que Campaña -el actual capitán- cambie de aire por la misma razón. El último que apague la luz...

Comentarios