Pese a que los directivos de Boca no abrieron las puertas de La Bombonera para los festejos en el Día del Hincha xeneize, los fanáticos se acercaron a las adyacencias del estadio para presionar a los dirigentes a cambiar de opinión.

Pero la presión pasó a mayores y comenzaron a registrarse incidentes en la zona, por lo que la policía tuvo que dispersar a los hinchas con balas de goma y gases lacrimógenos. ¡No te pierdas los videos del escándalo! 

 
 

Comentarios