Jorman Campuzano, volante colombiano de 22 años que cumple su sueño de jugar en Boca, contó una vida de mucho sacrificio hasta su llegada al Xeneize.

En diálogo con el sitio oficial de Boca, aseguró con dureza: "A los 15 años me fui de mi pueblo de 600 habitantes para buscar mi sueño de ser futbolista. Me llevó mi tío a Bogotá, pero no compartí mucho con él y me fui. Viví 10 días en la calle. No me hizo falta la comida porque siempre la gente me ayudó. Por eso siempre a donde llego tengo mucho respeto, como me lo enseñó mi papá".

Y agregó: "Tenía muy claro que quería prestar el servicio militar si no se daba con el fútbol. Quería ser soldado por todo lo que se vive en nuestro país, pero afortunadamente se me dio esto de jugar a este maravilloso deporte".

Continuando su relato, aseguró que "cuando me fui a Bogotá vi que había pruebas en Deportivo Pereira, pero no tenía nada económicamente y vendí mi celular, fui a una ciudad que no conocía y ahí comenzó todo".

Comentarios