El árbitro internacional Darío Herrera, quien estuvo a cargo del VAR en el encuentro entre River y Banfield, fue "parado" por la Liga Profesional y no podrá estar a cargo de la misma función en el encuentro del próximo miércoles entre Boca y Godoy Cruz.

La determinación se produjo a raíz del grosero error de interpretación que terminó convalidando un penal a favor de los Millonarios, que perjudicó al Taladro, y que hasta el propio Marcelo Gallardo reconoció que no había sido penal. 


Además de Herrera, que instó al árbitro del partido, Pablo Echavarría, a sancionar una mano involuntaria del lateral izquierdo de Banfield, Franco Quinteros, fue sancionado también su asistente en la ocasión, Diego Romero, que era juez AVAR y no podrá cumplir la misma función para la que había sido designado para el partido del próximo jueves entre Atlético Tucumán y Argentinos Juniors.

Herrera será reemplazado en el cotejo mencionado por Héctor Paletta. En tanto, a Romero lo relevará en Tucumán el árbitro Fernando Echenique.


Vale recordar que Federico Beligoy, quien está a cargo de la conducción de los jueces, había reconocido públicamente que el "penal que le otorgaron a River contra Banfield no existió, fue mal sancionado. Por eso desde nuestro organismo nos hacemos cargo de ese error y pedimos disculpas". 

Beligoy sostuvo que el árbitro "Echavarría se equivocó también cuando fue a ver la acción del jugador de Banfield en el monitor y la consideró penal".

Comentarios