La llegada de Mauro Zárate a Boca abrió heridas que permanecen abiertas en el pueblo velezano. Encima, fue el Xeneize el que eliminó al Fortín de la Copa de la Superliga, tras lo cual, el delantero echó más leña al fuego al declarar: "Pasó el equipo grande".

Obviamente, la reacción fortinera no tardó demasiado. Primero, desde el seno de la familia Zárate, en cuyo corazón está tatuada la V azulada, el Roly envió fuertes mensajes en sus estados de Whatsapp y el Chino se sumó a la batalla.

"Es muy incómoda la situación. Me encantaría poder mentir y decir que con Mauro nos llevamos excelente, pero la realidad es que, desde que se fue a Boca, no tenemos relación, no hablamos más y toda la familia está herida. Debería pensar mejor las cosas antes de hacerla", disparó el mayor de los hermanos y entrenador de las Inferiores de Vélez en declaraciones al programa Vélez 670 (AM 670).

"En la última reunión que habíamos tenido nos dijo que se quedaba y después nos enteramos por los medios que se iba a Boca. Siempre pensó en él, nada más. Vélez es nuestra casa, él se confundió y deberá hacerse cargo. Nos avergüenza todo lo que dice y lo que hace", agregó Ariel.

Por su parte, el volante Álvaro Barreal, protagonista del polémico duelo entre el Fortín y el Xeneize, aseguró en diálogo con el programa Café Veloz (Radio Zónica): "Me sentí decepcionado con Mauro. No sé si era necesario todo lo que hizo en cancha de Boca".

Comentarios