La zona lo esperaba con los brazos abiertos. La Primera C ya tenía a su tradicional rival, Deportivo Merlo y al otro equipo del distrito, con bases en Libertad: Midland. Faltaba Argentino de Merlo. Bien dicho, en tiempo pasado. Faltaba. Porque ya no falta. La Academia también es de la tercera categoría del ascenso, merced a un inobjetable título en un campeonato tan duro como es el de la D.

a hubo festejos en la zona, porque el equipo se consagró dos días antes de jugar, mientras entrenaba a la espera del partido con Juventud Unida. Después se celebró en Claypole, donde el anfitrión les dio la bienvenida emotiva con pasillo incluido.

Y continuó en un lugar impostergable para todos los que disfrutan en las categorías menores: Depo. Los arqueros Guillermo Pedelecq, Milton Hansen y Jonathan Roca; los defensores Facundo Romero, Lucas Bazán y Tomás Penayo; los mediocampistas Gastón Scisci, Lucas Ledesma, Martín Perelman, Lucas Zarza, Cristian Barrios y Gonzalo Valenzuela; los delanteros Nazareno Hvala, Matías Cuenca y Alan Salvador, junto a uno de los entrenadores Claudio Vidal y el entrenador de arqueros Sergio Bellotti, trajeron a nuestra redacción toda su felicidad por el gran logro consumado.

Los jugadores de la Academia, en nuestra redacción (Nahuel Ventura).

Como dijimos, la consagración se dio de una manera particular: con los futbolistas entrenando pues jugaban a las 48 horas. Pero hubo un encuentro que se disputaba en ese mismo momento, entre Real Pilar y Liniers, que se cerró con un resultado que le hacía un guiño a la Academia. empate sin goles.

“Estábamos en el club, entrenando. Cuando terminamos, mediante el celular nos enteramos de lo que había ocurrido. Fue una alegría inmensa; de repente estábamos celebrando con la hinchada”, arrancó Scisci.

“No es lo mismo consagrarse así, pero no deja de ser algo increíble. Ahora el domingo será otro el escenario, ya que estará nuestra familia, toda la gente. Va a ser grandioso”, agregó Facundo Romero, palpitando el partido frente a Centro Español, como local.

“Además -agregó Milton Hansen- después anduvimos por las calles de Merlo Norte en caravana, festejando. Dimos unas vueltas por el barrio. Fue una experiencia inolvidable”.

Como en todo campeonato, los responsables hablan de la importancia de la unión del grupo. Quien tomó la batuta para resaltar este elemento fue Lucas Bazán, quien destacó: “El grupo estuvo unido desde un primer momento. Acá nos propusimos dos objetivos, que eran clasificar a la Copa Argentina y salir campeones. Por suerte se cumplieron los dos”.

Nazareno Hvala recalcó que no es sencillo imponerse en la divisional. En ese sentido confió: “La categoría es muy dura. Primero, porque cada uno, después de entrenar, tiene que seguir su rutina de trabajo porque la mayoría tiene otras ocupaciones. Futbolísticamente es bastante física, se va fuerte y se juega en canchas que no son del todo buenas y que no ayuda al juego que intentamos desplegar”.

Los jugadores, durante la entrevista con Depo (Nahuel Ventura).

¿Hubo momentos complicados en la campaña? Si bien el torneo fue siempre duro, Argentino se encontró con los únicos poblemas de arranque. “Las primeras fechas fueron complicadas porque sacamos un punto de seis. Una vez que nos acomodamos, pudimos llevar a cabo nuestro juego, siempre con la humildad que caracteriza a este grupo y que nos llevó a ser campeones”.

Por su parte, Alan Salvador, goleador del equipo con 11 conquistas, no dudó a la hora de elegir el tanto más importante. “Fue ante Juventud Unida, en la primera rueda. Fue de los clave, porque nos permitió terminar arriba cuando veníamos peleando con Atlas y Real Pilar”.

Aunque a la hora de optar por el más lindo, lo pensó y dijo: “uno que le hice a Puerto Nuevo, aunque al rato me echaron”.

Todos se emocionan. Recuerdan anécdotas, sonríen, se cargan entre ellos. Hay buena onda. Se comprueba que es verdad eso de que hay un gran grupo. Que tenían razón quienes destacan la buena relación entre todos como un pilar fundamental para un campeonato más que merecido. ¡Felicitaciones Argentino de Merlo! ¡Grande, Academia!

Comentarios