"Vení, vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar... Que de la mano, de Licha López, todos la vuelta vamos a dar", gritaban los jugadores de Racing tras el triunfazo en el clásico ante Independiente en el Libertadores de América.

No hay ninguna duda de que Lisandro López es el guía, la bandera, el líder dentro y fuera del campo de juego. Y el goleador de la Academia cosecha impresionantes números que impulsan a Racing a mantenerse en la cima. De todos ellos, el más importante es que el ídolo racinguista puede sostener con orgullo que el arco del Rojo es el que más vulneró en su carrera.

Según aporta El Método Racing, la más completa cuenta de estadísticas del club, en 10 clásicos le marcó seis goles, y es el máximo artillero Albiceleste en el clásico de Avellaneda de los últimos 45 años. Sólo superado por Llamil Simes (8 goles) y Orestes Omar Corbatta (7), López está en el podio y alcanzó al Chango Cárdenas, Juan José Pizzuti, Alberico Zabaleta y Evaristo Barrera, todos con 6.

Los otros grandes víctimas de su potencia goleadora son Boca (le marcó cinco goles en siete partidos), San Lorenzo (dos en seis) y River (uno en 10).

Además, Lisandro es el jugador surgido del predio Tita Mattiussi que más partidos jugó (170), que más goles hizo (68), y se ubicó en el 19° puesto de la tabla de máximos anotadores. Está a dos goles de Juan Nelusco Perinetti (70) y a cuatro de Tito Pizzuti, sus objetivos más cercanos.

Muy lejos de Alberto Ohaco (198), goleador del equipo heptacampeón que deslumbró en el amateurismo. Otro número que le da más brillo a su carrera es que desde su regreso a la Academia, el 5 de diciembre de 2015, marcó 42 goles en 99 partidos. Es decir que el delantero convierte cada 184 minutos.

Sin lugar a dudas, los números del líder de Superliga son increíbles. Y su sueño, como el de todos los racinguistas, se acrecienta con el correr de las fechas...

Comentarios