Fueron necesarios 19 años, pero el rugido del León se volverá a sentir nuevamente en la B. En una definición para el infarto, Ituzaingó logró remontar el 0-2 en contra ante Argentino de Merlo y tras imponerse en la tanda de penales se quedó con el ascenso al conquistar el Reducido de la Primera C. Lógicamente, la buena labor realizada dentro del campo de juego se explica por todo el trabajo que se hizo del otro lado de la línea de cal. Con Matías De Cicco a la cabeza, el cuerpo técnico del Verde habló con Crónica del Ascenso y le contó sus sensaciones después de haber coronado el 2021 con broche de oro.

De Cicco y parte de su cuerpo técnico nos visitaron para rememorar el hito (Fernando Pérez Ré).

"Fue un año intenso pero lo terminamos de la mejor manera en cuanto al objetivo. Quizás fue un poco impensada por cómo se dio el partido y por cómo fue la final. Creo que no nos merecíamos tanto sufrimiento pero se dio así y lo hicimos bien", explicó el entrenador. Si bien la idea que se planteó el cuerpo técnico a comienzos de febrero era poder gritar campeón para disputar directamente una final por el ascenso, el equipo tuvo que transitar el camino más largo para llegar a buen puerto.

"Los objetivos eran ser campeones y a partir de ahí saber que íbamos a estar cerca de cumplir el resto de las cosas que nos propusimos, que era entrar a la Copa Argentina, jugar una final o tener por lo menos dos chances para poder ascender", sostuvo. Y agregó: "No se nos dio en la primera rueda y en la segunda perdimos el campeonato por un gol, pero en la tabla general terminamos primeros. Logramos conseguir el objetivo de clasificar a la Copa y después de jugar el Reducido. Al final fue todo más largo, pero conseguimos el objetivo principal".

A pesar que debió esperar hasta último momento para lograr el ascenso, el León supo mostrar credenciales a lo largo de toda la temporada. Supo pelear el Apertura durante varias fechas y quedó a tan solo un gol de gritar campeón en el Clausura, mostrando así un rendimiento parejo durante las 36 fechas. "Creo que por merecimiento fuimos el mejor equipo, de eso no tengo dudas. Tanto en los números como en la percepción del juego y en rendimiento, en lo que logramos como equipo, como grupo", afirmó.

Pero la final fue otra cosa. Tras quedar dos goles abajo luego del choque de ida en Merlo, el Verde estaba obligado a hacer un partido perfecto en el Carlos Sacaan si quería mantener viva la ilusión de estar en la B en el 2022. Con el correr de los minutos parecía que la oportunidad de ascender se les escurría entre las manos, ya que el reloj no se detenía y los goles no llegaban. Hasta que finalmente, llegaron.

Con Alcides Miranda Moreira descontando a los 36 del segundo tiempo y Rodrigo Soria para empardar la serie en el tercer minuto de descuento, el León rugió más fuerte que nunca para sobreponerse a una situación más que complicada y estirar la definición al punto del penal. "Creo que el equipo siempre tuvo claro cómo tenía que trabajar el partido. Desde el minuto cero sabían que iba a ser un choque complicado, pero sostuvieron la tranquilidad hasta el final y eso también nos dio la posibilidad de convertir, empatarlo y llegar a los penales como lo hicimos", explicó Hernán Giménez, preparador físico del plantel.

Para colmo, esa fue la primera definición desde los doce pasos que tuvo Ituzaingó en todo el año; había superado tanto a Excursionistas como a Italiano en los noventa minutos. Pero para Adrián Gerry fue en ese momento definitorio donde prevaleció no solo la técnica, sino también la mente fría de los ejecutantes.

"Veníamos teniendo buenos resultados en las otras llaves y nunca nos habían llevado a estas instancias, pero estábamos confiados. A lo largo del año trabajamos desde lo táctico todo tipo de elaboración de jugadas y confiamos en los jugadores que tenemos, al igual que los futbolistas lo hacían en ellos mismos. Fueron muy decididos a patear y en la definición se vio la buena técnica que tuvieron", subrayó el ayudante de campo de De Cicco.

Así como se entrenaron los aspectos físico y táctico a lo largo del año, el cuerpo técnico del León contó también con el trabajo de un analista de rendimiento: Heber Lajst. Acerca de su trabajo con el plantel explicó que si bien no es algo habitual en algunos equipos, el hecho de contar con un analista por si solo tampoco significa nada. "Lo importante es cómo lo maneja el cuerpo técnico, cómo filtra esos datos y cómo le baja la información al jugador, porque hay que ver cuáles son los que le sirven y cuales no. Creo que en el CT se dio bastante bien porque conocemos nuestra manera de trabajar, y los jugadores fueron efectivos en captar el mensaje", sostuvo.

Para concluir, Matías De Cicco habló sobre el desafío de poder mantener en el tiempo el buen rendimiento logrado durante el año y lo que se le vendrá al Verde en la B Metro. "Uno festeja lo logrado, pero nosotros no paramos de trabajar. Es un momento que buscamos pero que, a la vez, es un desafío más importante para mejorar y seguir creciendo. Ya estamos pensando en cómo mejorar este proceso que iniciamos hace un año para no dejar ningún detalle librado al azar", dijo el DT. En cuanto a lo que espera para el próximo torneo avisó que intentarán pelear mano a mano con cualquiera: "Vamos a tratar de imponer nuestro juego y seguir siendo protagonistas. Esperemos poder hacerlo y llevarlo adelante como lo hicimos este año".

Se Copa con Newell's

El sorteo de la Copa Argentina determinó que Ituzaingó deberá medirse nada menos que con la Lepra de Rosario. De cara a un duelo que será histórico para la institución, Adrián Gerry adelantó que este será uno más de los tantos desafíos que tuvieron en el club y que van a dar pelea. "Tuvimos un año plagado de desafíos y este lo vamos a tomar de la misma manera. Vamos a trabajar más todavía para poder estar a la altura", lanzó el AC.

Por Pablo Robledo

Comentarios