Jorge Almirón logró instalar su sello en el fútbol argentino. A partir de su buena labor conduciendo a Godoy Cruz y Lanús, su imagen está ligada a equipos con identidad, con mucho criterio para salir jugando y gran destreza para atacar en bloque con superpoblación de futbolistas.

En ese contexto es necesario hacer un paréntesis: no pudo consolidar sus valores en Independiente, por lo que su aventura en San Lorenzo podría servir para demostrar que también está a la altura de comandar una institución grande.

Por el momento los números no le hacen un guiño en el Ciclón, considerando que dirigió 24 partidos obteniendo apenas cuatro victorias, catorce empates y seis derrotas, con el agregado de que ganó tan solo un partido en el ámbito local de los 19 que afrontó.

Esa estadística lo pone contra las cuerdas y su único sostén es la clasificación a la próxima fase de la Copa Libertadores. Y en medio de un clima hostil que se genera por la disconformidad hacia su tarea, el Comandante trató de menospreciar el mal momento haciendo alusión a que mucho tiene que ver el año electoral que transita el Ciclón: "Hay muchos que quieren destruir. La gente de San Lorenzo tendría que apoyar. Espero que se entienda el momento. Esto lo he pasado e intento abstraerme y estar con los jugadores. No pensé en irme. Debo hablar con la comisión directiva, pero los jugadores no me manifestaron ningún descontento; la confrontación es parte del trabajo y mi forma de ser. La 'marca Almirón' está ahí, ningún equipo, salvo Boca, nos superó".

Futuro incierto

En los últimos contactos que mantuvieron la dirigencia y el entrenador quedaron en mantener una reunión después de la excursión por Brasil. Si bien el Comandante tiene intenciones de continuar en el cargo porque confía en sus capacidades para revertir la historia, en Boedo no están del todo convencidos.

Al contrario: creen que el crédito es escaso y mucho dependerá los nombres que pida el DT pensando en la próxima temporada. Esto se debe a que en caso de interesarse en jugadores caros, la cúpula dirigencial del Ciclón podría meter un volantazo y buscar la salida anticipada del cuerpo técnico.

Comentarios