Llegar a un club, jugar en las Inferiores, ir subiendo de categoría, debutar en Primera, jugar en Europa... Tal vez muchos chicos que hoy se inician en el fútbol vayan teniendo esas metas de manera progresiva y su sueño será ir cumpliéndolas, sin agotar etapas, para luego, muchos años después, hacer un resumen de la carrera en el deporte que tanto quieren.

No es fácil el camino. Claro que no, más allá de que en algún momento aparecerá una situación futbolística junto con la del destino que le permitirá progresar en el fútbol, y también habrá "bajones", algo que le pasó, le pasa y le pasará a la mayoría de los jugadores.

Rafael Monti Azpiazu, con apenas 22 años, ya cumplió gran parte de todo y ahora, tras su paso europeo, arrancó con todo en Muñiz, siendo pieza clave para que sea uno de los punteros del Apertura de Primera D, al cabo de tres fechas.

"Empecé en Platense, en la novena, después en Acassuso donde debuté en Primera en un partido contra Colón por Copa Argentina, me fui a España y jugué en Cataluña, en La Jonquera, en Llagostera y en L'Escala, volví y ahora estoy en Muñiz", le cuenta Rafael a "Crónica del Ascenso".

"Viajé a España con mi hermano, cuando estaba en La Jonquera nos agarró la pandemia y estuve parado. El club estaba por quebrar y en Llagostera jugué una temporada. Después nos tuvimos que volver", agregó el delantero o mediapunta.

-Estabas en España, ¿cómo llegaste a Muñiz?

-La verdad, tenía dudas de seguir jugando, tuve algunas pruebas y me salió la oportunidad por un conocido. Hablé con los técnicos, les gusté y me dijeron si me quería quedar.

-Obviamente, les dijiste que sí sin dudarlo...

-Sí, claro. No quería dejarla pasar y acá estoy...

-¿Y qué te parece la Primera D?

-Está buena la categoría. En el club hay un grupo muy bueno, hay compañerismo y eso se ve reflejado en este comienzo. Estamos haciendo las cosas bien. El torneo es muy duro, cada partido es una guerra.

-¿Muy distinto a lo que vos te habías acostumbrado en Cataluña?

-Sí, muy distinto. Las canchas son de sintético, te dejan jugar. 

-Hablemos de tu experiencia en Europa. ¿Cómo la consideras?

-Muy linda, sin dudas. Tengo recuerdos muy buenos, me quedaron amigos. Pensá que me fui con mi hermano con 19 años...

-¿Por qué volviste?

-Y... se había complicado allá por un tema de papeles que no salían. Lo bueno es que las puertas están abiertas y quizás en otro momento pueda volver. Aparte, es otra vida.

-¿Cómo se mantenían allá?

-Algo de dinero cobrábamos, en uno de los clubes nos dieron departamento. Ya a lo último era menos dinero y encima se complicó todo por la pandemia. Yo era entrenador de un equipo de chicos.

-Sabiendo que acá, en la D, y por las historias que reflejamos en cada número del suplemento, muchos de los chicos tiene otra actividad además del fútbol, ¿vos a qué te dedicás?

-Ayudo en una fábrica familiar. No es fácil la categoría y a alguno de los compañeros les pasa de tener que perderse un partido por jugar entre semana, por un tema de trabajo.

Comentarios