No importa como lleguen. Si los dos no se encuentran en el mejor momento o si solo uno goza de un presente importante. Si juegan River e Independiente, el espectáculo siempre estará garantizado. Sus tradiciones de pelota a ras del piso y esa sana intención de ir siempre al frente, les permitió entregar épicos encuentros.

El de esta noche no quedará en las retinas de ninguno de sus respectivos hinchas pero sí se considerará uno más en el que, sin especulaciones, le dieron intensidad al juego. Con situaciones frente a ambas vallas, favorecidos por los errores defensivos y en especial por no poner marcas pegajosas. Lo ganó el Rojo (2-0) porque en el primer tiempo fue efectivo con un Velasco enorme y en el segundo tuvo a un inspirado Sebastián Sosa, razón por la que el Millonario no pudo alcanzar al menos un gol que mereció. Así, River se quedó sin final de la Copa Diego Armando Maradona y apostará todas sus fichas al batacazo en San Pablo, por la Libertadores, el próximo martes.

En la primera etapa, la diferencia la marcó Alan Velasco. La Joya, a quien Armani le sacó un mano a mano en forma espectacular, desequilibró a espaldas de Ponzio y probó con fortuna desde afuera del área. A los 24 minutos, después de que Sebastián Sosa impidiera la apertura de Borré al rechazar con los pies un remate bajo, la gran aparición del Rojo amagó ante el citado Ponzio, lo hizo pasar de largo y desde unos 25 metros sacó un violento derechazo que se clavó en el ángulo derecho. Y a los 40, con la complicidad de Armani, convirtió con otro remate en posición de número 8.

El complemento fue todo de River. Después de que Silvio Romero se perdió el tercero, el juego se volcó decididamente hacia la valla de Sebastián Sosa. Y el uruguayo le ahogó el grito a Suárez y Ferreira mientras un zurdazo de Nacho Fernández rebotó en el poste derecho. Por la enjundia que tuvo en el segundo período, ante un rival que retrocedió inexplicablemente y no supo usufructuar los espacios para la contra, el equipo de Gallardo mereció ponerse en partido con un descuento que le hubiese puesto dramatismo a la definición de la Zona Campeón A.

Comentarios